¿Merece la pena invertir en un curso de SAP?

Algunas veces viene bien detenerse un rato y hacerse ciertas preguntas. En esta ocasión, amigos me gustaría haceros una pregunta sencilla pero en muchos casos decisiva: ¿merece la pena invertir dinero, tiempo y esfuerzo en una formación de SAP?

La crisis económica que el mundo está atravesando (en especial España, con su 20% de parados) ha hecho que muchos dirijan sus miradas a SAP. Convertirse en Consultor SAP después de hacer un curso ó Máster especializado y poder tener un puesto fijo en un sector con mucha demanda y cuyos salarios son en la mayoría de los casos superiores a la media salarial en otros sectores… mmm, parece una idea tentadora. No obstante me gustaría invitaros, compañeros, a una pequeña y muy breve reflexión que hará que toméis una de dos opciones:

Reafirmaros en vuestra decisión de formarse con un curso en SAP y estar aún más segurios de querer hacerlo o;

Olvidaros del tema definitivamente.

El objetivo de este post no es desilusionar a nadie. Todo lo contrario. Sólo que me gustaría poner los puntos sobres las íes y ver si así se disipan esas dudas que sé que muchos de vosotros tenéis.

Circunstancias actuales, económicas y de mercado

En principio, trabajar de Consultor SAP siempre fue una idea atractiva. El coste elevado de la formación y la falta de Consultores en el mercado hacía que la demanda superara muchas veces la oferta de consultores. Este hecho conllevaba una media salarial entre los Consultores de SAP un poco más elevada que la de otros gremios.

Curso SAP

No obstante, esta situación ha sufrido algún cambio en los últimos tiempos. En realidad, todo sigue igual, excepto una sola cosa: la economía se está hundiendo, se cierran más empresas y negocios de los que se crean, cada vez hay más empresas que tienen que chapar, y las que subsisten.. lo hacen a duras penas, teniendo a recurrir a Expedientes de Regularización de Empleo (ERE’s), congelando salarios, etc. De modo que lo último en que piensan estas empresas actualmente es en implantar un ERP llamado SAP. Es cierto ¡¡SAP es la repanocha!! Y su ROI está asegurado. Pero normalmente las empresas se ven beneficiadas de usar SAP sólo a medio y largo plazo, debido a que la implantación en sí misma es muy costosa (licencias, consultoría, proyecto de implantación bla bla bla). Toda empresa con suficientes fondos (o posibilidades reales de disponer de créditos) lo querría implementar. Pero lamentablemente esa empresa con fondos o créditos es muy difícil de encontrar en este momento económico en este país llamado España.

¿Cuántos consultores SAP hay en España?

Ni la más remota idea. Lo que sí recuerdo es que por el año 2008 asistí a un acto de inicio de curso en la Universidad de Alcalá, donde más tarde estudiaría SAP HR; recuerdo que en ese acto algún representante de SAP España comentó la cifra de 500 consultores SAP que se certificaban cada año. Pensé entonces: “¡Qué pocos!” y acto seguido deducí que seguramente ninguno de esos 500 consultores al año se quedaba sin trabajo.

Más tarde descubrí lo equivocado que estaba.

¿Curso de SAP = trabajo asegurado?

Una vez terminado el Máster, y después de algún tiempo, me volví a poner en contacto con algunos ex-compañeros del curso. Descubrí que lamentablemente algunos de ellos seguían sin conseguir trabajo. A algunos ni siquiera se molestaron las empresas en llamarles, mientras que los pocos afortunados que fueron convocados a alguna entrevista se les fue desestimando rápidamente al ver que carecían de una serie de requisitos.

Y es que la mayoría de los proyectos de consultoría SAP requieren de algo más aparte de haber cursado el módulo en cuestión y de disponer de una Certificación Oficial de SAP. La mayoría (yo creo que todos) de los proyectos de implantación de SAP valoran/buscan Consultores con idiomas extranjeros (como mínimo, inglés). Además, todas se fijan en si el candidato ya ha trabajado (experiencia real, nada de proyectos de fin de curso) en otros proyectos similares.

Ahora lo que os voy a pedir es que combinéis todas las piezas, y a ver qué os sale: actualmente menos empresas con proyectos de implantación + mayor número de parados queriendo meterse a estudiar SAP + esfuerzo dedicado para estudiar SAP + tiempo dedicado en clase y fuera de clase para estudiar SAP + dinero dedicado para pagar el curso así como las tasas del examen de la certificación SAP + cuántos idiomas habláis y con qué nivel + qué experiencia de sistemas (informática) y/o de negocio (Recursos humanos, Finanzas, Ventas, etc.) tenéis + qué flexibilidad tenéis para viajar si se diera la necesidad + qué grado de aceptación tenéis de cobrar un salario “normalito” los primeros meses/años.

El resultado de la operación os indicará si os merece la pena estudiar un curso de SAP o no.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *