Aspectos y sugerencias de nuestra comunicación en una presentación en público

Saber escuchar

  • Básico para la comprensión, la empatía, el respeto.
  • Es una habilidad indispensable para un buen comunicador, y más cuando nos dirigimos a un público.
  • Debemos estar atentos de lo que nos dicen, no pensar en otra cosa cuando nos están hablando.
  • Cuidar no estar haciendo ninguna otra cosa.
  • Terminar de escuchar las intervenciones o preguntas antes de contestar. Es común dar por supuesto que ya sabemos que nos van a decir.
  • Demostrar la escucha, no interrumpir a nuestro interlocutor.
  • Mostrar signos de escucha haciendo pequeños resúmenes si es muy largo, o asintiendo con la cabeza o con pequeños monosílabos, por ejemplo; sí.
  • Identificar nuestra escucha actual y aquellos elementos que puedan ser una barrera. Recordar que el dominio de una conversación está en quien escucha, y la virtud de escuchar exige una atención y dedicación a nuestro/s interlocutores total.

Saber preguntar

  • Hemos mencionado la importancia que tienen las preguntas. Necesitamos prepararnos tanto para las que podamos hacer como las que pueden surgir. Sin embargo, otro aspecto interesante se refiere a saber preguntar. Con ello indicamos :
  • No comenzar directamente haciendo preguntas.
  • Cuidado con hacer preguntas personalizadas, es mejor lanzarlas al aire y probar que alguien conteste o contestar nosotros.
  • Realizarlas cuando ya hemos adquirido cierto nivel de confianza.
  • Comenzar con preguntas de opinión, no cuestionables y si interesantes.
  • Prepararlas con antelación.

 Sugerencias:

  • Realizar ejercicios de dicción y vocalización con la lectura en voz alta de distintos textos /poesía, periódicos, cuentos…
  • Evitar la monotonía: cambia el ritmo según la importancia y la dificultad del tema a tratar. Matiza las palabras que quieras destacar, juega con el volumen.

Presentación público

  • Variar el ritmo, las inflexiones de voz.
  • No dejar sin fuerza los finales. Utilizar la respiración diagfragmática (llenar de aire los pulmones).
  • Prepara las preguntas: tanto las que nosotros realizamos como las que puedan surgir durante nuestra intervención.
  • Realizar una escucha activa.

No pensar que el ensayo es una pérdida de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *